Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
Si continúa navegando consideraremos que acepta su uso.
Para obtener mas información sobre qué son las cookies y cómo cambiar su configuración visite nuestra página Política de Cookies

Tipos de almacenes y de cargas

Lunes,
30 de Julio de 2018
Está claro que cada tipo de empresa necesita un tipo diferente de almacén, ya que cada una de ellas necesita almacenar sus productos y estos son completamente diferentes en la mayoría de los casos...
Hoy le hablaremos precisamente de esto, de los tipos de almacenes que podemos encontrar y de las diferentes cargas a almacenar en los mismos.

Los almacenes son partes fundamentales de una empresa, ya que en ellos es donde se colocan todos los productos o materiales que se van a utilizar, ya sean para fabricar sus propios productos o para vendérselos a otras empresas. Estos espacios deben estar muy bien organizados y se debe aprovechar su espacio al máximo.

Por otro lado en los almacenes es de vital importancia saber lo que se tiene, por eso es conveniente hacer un inventario cada cierto tiempo, para así evitar faltas de material o por el contrario tener un exceso de stock. Ambas situaciones no benefician en absoluto a la empresa, así que el almacenero debe tener todo bajo control.

Para hacer esta tarea más sencilla, la mayoría de las empresas cuentan con algún programa a modo de base de datos, esta es sin duda la mejor forma de controlar todo el material que entra y sale del almacén y evitar problemas. Siempre que se reciben o expiden pedidos es necesario introducir el albarán en la base de datos, así siempre está actualizada.

El espacio de almacenaje de una empresa tiene que adaptarse a las necesidades del material o producto que alberga, por este mismo motivo existen tantos tipos de almacenes. Dependiendo del tipo de producto o material con el que se trabaje el almacén deberá poseer unas características u otras.

En este sentido los almacenes se pueden clasificar de muchas maneras, por ejemplo por el tipo de producto o material que en ellos se almacena, por su localización o por el tipo de manipulación que necesita, entre otras categorías. Veamos algunos de los tipos y clasificaciones más frecuentes de almacenes.

1.        Tipos de almacenes

1.1 Según el grado de protección atmosférica

1.1.1 Almacenes descubiertos o almacenes al aire libre. Son los almacenes que no poseen ningún tipo de edificación y se delimitan por cercas o elementos similares, aquí solo se pueden almacenar productos que no se deterioran por el contacto con los fenómenos atmosféricos, aunque es frecuente que los productos se cubran con plásticos o con anticorrosivos, como sería el caso de almacenar vehículos antes de su venta o de materiales de construcción.

1.1.2 Almacenes cubiertos. En este caso sí que existe una edificación que protege los elementos almacenados, siendo estos más delicados o más ligeros en peso, es en estos almacenes en los que encontramos estanterías metálicas.

1.2 Según el material almacenado

1.2.1 Materias primas. Estos almacenes se suelen encontrar cerca del espacio de producción en caso de darse en la misma empresa, o en un lugar cercano a donde se trasformarán las materias primas en el producto final, su función es abastecer a los departamentos de producción. Este tipo de almacenes es habitual en la industria alimenticia o en la siderúrgica. Las estanterías metálicas que podemos encontrar en un almacén de materias primas son de lo más variadas, dependiendo del peso y tamaño de dichas materias primas.

1.2.2 Productos semi-elaborados o intermedios. En este tipo de almacenes se guardan productos o materiales que están en una etapa intermedia de un proceso de fabricación y es muy importante que estén siempre disponibles y sean de fácil acceso ya que los tiempos de espera para su uso son muy cortos, cobrando especial relevancia el tipo de estanterías metálicas y sistema de paletización que se use.

1.2.3 Productos terminados. Los productos o materiales aquí almacenados están ya listos para su venta y su principal objetivo suele ser mantener el índice de rotación de los artículos lo más alto posible, para lo cual es fundamental la colocación de los productos en estanterías metálicas adecuadas.

1.2.4 Recambios y repuestos. En este caso son típicos los almacenes de recambios y repuestos de vehículos. Suelen suministrar material al departamento de mantenimiento. Es fundamental el orden y la limpieza en este tipo de almacenes, que se encuentre en circunstancias óptimas para ser transitado por el personal de mantenimiento sin peligro y que el material se encuentre correctamente inventariado, ordenado y clasificado.

1.2.5 Materiales auxiliares. Este tipo de almacenes guardan materiales que intervienen de manera indirecta en la producción, como por ejemplo, los embalajes, el combustible, los envases o las etiquetas.

1.2.6 Archivo. Es el almacén dedicado a los planos, bocetos, registros, documentación legal y/o contable,  y demás cuestiones similares relacionadas con la fabricación de productos. Como se podrán imaginar, el tipo de almacenamiento de estos materiales difiere sustancialmente del resto, necesitando estanterías para archivadores, estanterías para carpetas colgantes y similares.

1.3  Según la función de la logística

1.3.1 Almacenes centrales o almacenes de planta. Estos son los que se encuentran lo más cerca posible al proceso de fabricación del producto, para así reducir costes en el transporte. Suelen estar preparados para manipular cargas de grandes dimensiones mediante estanterías metálicas para pesos pesados.

1.3.2 Almacenes regionales. En este caso lo ideal es que estén ubicados cerca del punto de consumo, para ahorrar en el transporte hasta el mayorista o el minorista que se encargue de su venta. Estos almacenes están preparados para recibir constantemente camiones de distintos tamaños, según sean por ejemplo camiones de gran tonelaje que les dejan los productos terminados o camiones más pequeños que repartan a distintas zonas cercanas el material o productos almacenados. La zona de preparación de pedidos es la más importante en los almacenes regionales.

1.3.3 Almacenes plataforma. Son similares a los regionales pero son más pequeños, se emplean cuando se quiere disminuir el stock y aumentar el servicio prestado al cliente.

1.3.4 Almacenes de depósito o temporales. Se emplean en picos puntuales de demanda, cuando hay por ejemplo un stock superior al deseado y se alquilan de manera temporal para prestar un servicio directo al cliente o a un almacén regional.

1.4 Según el equipamiento y las técnicas de manipulación

1.4.1 Almacenes en bloque. En estos almacenes las mercancías  deben apilarse en bloques de referencias, una encima de la otra, como por ejemplo, en el caso de productos de limpieza o de ladrillos. Es la forma ideal para almacenar mercancía con pocas referencias pero mucha cantidad.

1.4.2 Almacenes convencionales. Son los que permiten que la altura de la última carga sea como máximo de 8 metros y están equipados con estanterías metálicas de paletización y distintos tipos de carretillas elevadoras para el movimiento de mercancías.

2. Tipos de cargas

2.1 Almacenaje de cargas según su peso. Se consideran cargas ligeras las que pesan hasta 5 Kg, cargas medias las que abarcan entre 5 y 25 Kg, las cargas pesadas son las que oscilan entre 20 Kg y una tonelada y las cargas muy pesadas son las que superan la tonelada.  Las estanterías deberían tener una capacidad de carga por estante suficiente para almacenar el material en función de su peso y sus dimensiones.  Por ejemplo, una estantería de cargas medias que tenga una capacidad de carga de hasta 280 kg/estante es una buena opción para almacenar material de entre 5-25kg por unidad.

3. Según el modo de apilamiento

3.1. Cargas sencillas. Son las de dimensiones normales, que permiten ser almacenadas en unidades individuales en las estanterías del almacén, pero que no se deben almacenar unas encima de otras como por ejemplo, las bicicletas o las televisiones.

3.2. Cargas apilables. Como su nombre indica estas cargas sí que se pueden almacenar unas encima de otras, aunque haya ciertas restricciones en cuanto a las unidades de apilamiento recomendadas. Por ejemplo latas de bebida o cajas de leche.

4. Según su fragilidad

4.1. Frágiles. Estos materiales son los que no soportan demasiado peso encima y deben colocarse en estanterías metálicas de forma individual como por ejemplo, las bombillas, ciertos alimentos o los vasos de cristal.

4.2. Ligeros. Soportan algo de peso encima como por ejemplo las cajas de leche o los cartones de huevo, pero con muchas limitaciones.

4.3. Resistentes. Estas son las cargas que pueden soportar bastante peso encima como por ejemplo el mármol o las vigas de hierro.

5. Qué estantería emplear en cada caso

Como estamos viendo, depende del volumen de la carga, de la naturaleza de la misma y de las necesidades logísticas que existan, el escoger por un tipo u otro de sistema de almacenamiento así como por un mecanismo de transporte y paletización u otro.

Lo que está claro es que siempre debe optar por aprovechar al máximo el volumen de la mercancía, hacer más fácil el acceso a la misma y optimizar el espacio disponible en el almacén, para ello las estanterías metálicas modulares son la solución perfecta en todos los casos y más si para su montaje no es necesario emplear tornillos y tuercas.

Teniendo esto siempre presente, nos encontramos con:

-          Estanterías metálicas para pesos pesados: para el almacenaje manual de pesos pesados, de hasta 640 kg/estante.

-          Estanterías metálicas galvanizadas para cargas medias: en nuestra tienda online puedes encontrarlas con distintas alturas y opciones, también hay estanterías metálicas en esquina en distintos tamaños para aprovechar cada rincón.

-          Estanterías metálicas para cargas ligeras: para  el almacenaje de hasta 200 kg/estante, aquí puede encontrar opciones de lo más variadas, como estanterías para carga manual de pesos ligeros, estanterías metálicas para archivadores, expositores con estantes inclinados, etc., como siempre, lo ideal es que sean estanterías que pueda configurar según sus necesidades  y el espacio disponible.

-          Estanterías metálicas con pasillos elevados: una solución magnífica cuando en planta ya no queda más espacio disponible, aprovechando las alturas para continuar con las labores de almacenamiento. Estas estanterías son las ideales para las cargas manuales aprovechando el espacio en altura, pudiendo multiplicar el espacio disponible sin necesidad de mudarse o de realizar costosas obras en el almacén.

-          Estanterías metálicas grandes vanos: son estanterías metálicas para carga manual voluminosa, otra magnífica solución para optimizar el espacio disponible.

-          Estanterías metálicas de paletización: las mejores son las fabricadas en acero galvanizado. Son las estanterías ideales para almacenar gran cantidad de referencias, controlar fácilmente el stock y acceder directamente a las mercancías.

-          Estanterías Cantilever para grandes cargas: admiten gran capacidad de carga, ideales para almacenar en poco espacio mercancías largas y voluminosas, como chapas, tableros de madera, perfiles y elementos de acero.

-          Estanterías para sectores muy concretos: si en su caso se trata de un almacén de ropa, dispone de una amplia gama de estanterías para ropa y textil, con distintos estantes, con o sin colgadores, etc., si se trata de un almacén de automoción, también dispone de estanterías metálicas para el sector del automóvil o estanterías metálicas para talleres, etc.


« volver