Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
La finalidad de las cookies utilizadas es analítica y publicitaria.
Si continúa navegando consideraremos que acepta su uso.
Para obtener mas información sobre qué son las cookies y cómo cambiar su configuración visite nuestra página Política de Cookies

Razones para comprar en una PYME

Jueves,
14 de Febrero de 2019
El comercio local es de gran importancia, y comprando en las pequeñas empresas se generan diversos beneficios que favorecen a toda la sociedad. Con esta pequeña acción, además de estimular la economía de la zona, ...
...se ofrece la oportunidad de seguir creciendo a estas pequeñas empresas, algo que repercute directamente en el bienestar social.

En España hay una gran cantidad de pequeñas y medianas empresas, de hecho representan a un porcentaje muy elevado del tejido empresarial del país. Por este motivo, entre otros, las Pymes tienen tanta importancia en la economía española, sin ellas el crecimiento y desarrollo del país sería mucho más complicado.

Pequeñas y medianas empresas

En general los pequeños negocios pertenecen a personas de la zona, por lo que en la mayoría de los casos son personas conocidas. Ellos apuestan por emprender y se arriesgan para alcanzar ese éxito con el que sueñan cada día, por eso realizar compras en estos negocios es contribuir en el desarrollo de la sociedad.

Existen numerosas razones para comprar en los pequeños negocios, como por ejemplo mejorar la economía de la zona, crear puestos de trabajo en la misma, disfrutar de un trato cercano y personalizado, dar vida a los barrios de las ciudades, disfrutar de productos exclusivos o de mayor calidad, etc.

Además estos negocios ofrecen la posibilidad de realizar las compras tranquilamente, sin las típicas prisas de las grandes superficies. Realizando una pequeña compra en un pequeño comercio, se premia la ilusión de un emprendedor, en las grandes empresas los trabajadores no suelen tener ninguna vinculación con la empresa, por lo que el concepto no es el mismo.

Ofrecer lo adecuado a los clientes

En la mayor parte de los pequeños y medianos comercios, los propietarios tienen una gran dedicación por ofrecer a sus clientes lo que realmente necesitan, esto no ocurre por ejemplo en las grandes superficies, en las que se ofrece un producto específico para todos, sin importar si es adecuado o no.

Esto es algo que se debe valorar mucho, de hecho es un valor añadido y permite disfrutar de un servicio de mayor calidad. Los negocios que cuentan con una clientela reducida pueden realizar esto de una manera sencilla, y en la mayor parte de los casos con éxito, pero cuando el número aumenta, la cosa se complica.

Al tener un mayor número de clientes, es importante plantearse una manera de satisfacer simultáneamente las necesidades de todos. En este caso existen dos opciones, apostar por la calidad o apostar por la cantidad. Esto ya depende del objetivo que persiga el propietario del pequeño negocio.

En caso de optar por la calidad, lo ideal es trabajar con poco volumen de ventas pero con un margen alto, mientras que en el otro caso sería todo lo contrario, un volumen de ventas alto y un margen muy ajustado. En el caso de los pequeños negocios el primer modelo siempre suele ser el más utilizado.

Al orientar el negocio a este modelo, el cliente se siente satisfecho, algo de vital importancia, ya que se le ofrece una propuesta interesante para sus necesidades específicas. Lo ideal es superar las expectativas del cliente, ofreciéndole algo de mayor valor que no pueda encontrar en otros negocios.

Ventajas de las Pymes

A día de hoy las pequeñas empresas tienen complicado sobrevivir, pero lo cierto es que esto se debe en parte a que las personas no conocen las ventajas que ofrecen estos negocios. Está claro que las grandes empresas tienen muchos privilegios, pero hay aspectos en los que no pueden competir con las pequeñas empresas.

La atención personalizada es algo que solamente se puede encontrar en las pequeñas y medianas empresas. En estos negocios se puede estar mucho más cerca de los clientes, por lo que puede ofertarles productos acordes a sus necesidades, ofreciéndoles soluciones directas a sus problemas y resultados inmejorables.

Por otro lado las Pymes tienen una mayor facilidad para adaptarse a los cambios, por lo que pueden modificar sus productos o procesos productivos sin mayores problemas para adaptarse al mercado. Esto ofrece ventajas tanto a los clientes como a los dueños de los negocios, por lo que es positivo para todos.

Además también tienen mucho más sencillo el apostar por la innovación, proceso que se puede realizar de una forma rápida y bastante sencilla en la mayor parte de los casos. En estos negocios el intercambio de ideas es mucho más fluido, por lo que la creatividad en estos ámbitos está mucho más desarrollada.

Esto está muy relacionado con que las pymes suelen contar con profesionales jóvenes, los cuales tienen grandes motivaciones y son capaces de desarrollar y proponer muy buenas ideas para el negocio. Estas empresas brindan una mayor flexibilidad y autonomía, por lo que el talento fluye, dejando de lado los procesos más estandarizados.

Por otro lado hay que señalar que en general el descontento de los clientes es mucho menor con los negocios pequeños, y esto se debe sobre todo a la manera de solucionar las quejas o problemas. En grandes empresas se debe pasar por diversos departamentos para conseguirlo, mientras que en las pequeñas empresas se trata directamente con el responsable.

Esto también se debe a que la rotación del personal es menor, algo que afecta directamente a la satisfacción del cliente. De esta forma el cliente de las Pymes ya conocen al trabajador y tienen incluso una relación estrecha, algo que sin duda favorece al negocio y a las ventas en el mismo, de ahí su importancia.

Estas son solo algunas de las ventajas que tienen las pequeñas y medianas empresas frente a las grandes. Lo ideal es aprovecharlas para de esta forma hacerse mucho más competitivas y asegurarse un futuro. Además también se deben tener en cuenta los cambios y adaptarse a las nuevas tecnologías.

Desventajas de las Pymes

Como en todo, las pequeñas y medianas empresas también cuentan con diversas desventajas, pero la verdad es que estas son referidas a montar una pyme, más que a comprar en una de ellas. Y es que en primer lugar, a la hora de emprender se enfrentan a mayores dificultades para financiarse, ya que necesitarán ayuda externa, lo que se traduce en unas peores condiciones, algo que no les ocurre a las grandes empresas.

Además para las Pymes es mucho más complicado aumentar su número de clientes y ganarse su confianza, ya que no tienen tantos medios como las empresas grandes para darse a conocer. Los pequeños negocios necesitan mucho más tiempo y mucho más esfuerzo para darse a conocer.

Por otro lado los costes para las pequeñas y medianas empresas son mucho más elevados, lo que repercute directamente en el precio de sus productos. Resulta realmente complicado ajustarlos para ofrecer precios competitivos a sus clientes, algo que no les ocurre a las grandes superficies por ejemplo.

Las pequeñas y medianas empresas también sufren la gran desventaja de no poder negociar con proveedores y clientes, lo que desemboca en peores condiciones, ya que casi siempre tienen que ceder por no trabajar con grandes cantidades. Esto no les ocurre a las empresas más grandes, que casi siempre consiguen condiciones beneficiosas.

Por último señalar que las Pymes también presentarán mayores dificultades a la hora de adaptarte a las nuevas tecnologías, sobre todo por los costes, aunque no cierto es que hay soluciones muy interesantes que permiten digitalizar los pequeños negocios y obtener muy buenos resultados.

Pymes con venta online

En los últimos años los hábitos de consumo han cambiado, y esto también ha afectado a la venta de las Pymes. Muchas personas ahora optan por realizar sus compras a través de Internet, por lo que los negocios que carecen de presencia online pierden muchas posibilidades.

Existen numerosas razones para digitalizar los pequeños y medianos negocios, y es que lo que está claro es que las personas compran por internet. Cada vez son más las Pymes que apuestan por la venta online, lo que ya directamente les abre un nuevo mercado. Para obtener el mayor éxito deben tener en cuenta diversos factores.

El mostrar claramente los productos es fundamental, por lo que subir varias imágenes y numerosa información del producto, favorece su compra. Por otro lado también debe brindar seguridad a sus usuarios, para ello deben mostrar clara y detalladamente sus políticas legales sobre la privacidad de los datos.

El diseño de la página web también es algo fundamental, ya que es la primera impresión que causa la marca al usuario. En muchos casos un mal diseño es sinónimo de poco seguro, poco fiable o que no ofrece información. Es importante prestar atención a esto para evitar que los clientes potenciales se marchen a la competencia.

Las formas de pago que se ofrecen también son importantes, lo ideal es ofrecer una gran diversidad, ya que esto brinda confianza. Algunos de los métodos de pago más habituales de las plataformas son Paypal, tpv virtual, pasarela de pagos, contrareembolso o transferencia bancaria.

Además de todo esto también es importante prestar atención a la logística del negocio, ya que es un apartado muy importante en la venta online. Además de contar con un sistema organizado, rápido y eficaz, es importante que brinde facilidades a los usuarios en caso de que surjan problemas, para que así siempre queden satisfechos.

No cabe ninguna duda de que si se hace bien, digitalizar el pequeño negocio ofrece muchas ventajas. Además no hay que olvidar que los e-commerce permanecen abiertos las 24 horas del día los 365 días del año, por lo que las probabilidades de venta son mucho más altas que en una tienda física.

Esmelux como Pyme

Para finalizar profundizamos en el caso de Esmelux, que cuenta con menos de 50 empleados, por lo que entra dentro de los ejemplos de Pymes españolas. La empresa se encarga de realizar la  venta directa de productos de almacenaje al cliente final, sin necesidad de intermediarios.

Esmelux Estantería Rápida, S.L nació en el año 2000, concretamente a lo largo del mes de marzo de ese año. Desde ese momento la empresa ha ofrecido a sus clientes la posibilidad de comprar de manera directa diferentes productos de almacenaje, entre los que destacan las estanterías metálicas, sin intermediarios.

Los principales productos que distribuye la empresa son mobiliario para almacenes, comercios y oficinas, aunque también dispone de otros productos enfocados para el hogar. En el caso de las estanterías, cuenta con modelos muy variados, como es el caso de las Estanterías metálicas ligeras galvamil 20 estantes, que se adaptan a todos los ámbitos, entre otros modelos.

« volver