Inflación y cadena de suministro

Miercoles, 2 de Noviembre de 2022
Un tema que preocupa en los últimos tiempos es el de la inflación y la consecuente subida de precios.

El fuerte incremento de la inflación y los problemas en las cadenas de suministro, acentuados por la invasión de Ucrania, están empezando a cambiar los hábitos de consumo de las personas.

La inflación hace referencia a al aumento de los precios de bienes y servicios en un periodo de tiempo, o lo que es lo mismo, la disminución del valor del dinero con respecto a la cantidad de bienes y servicios a comprar con él. Y la logística no es ajena a todo ello.

 

La inflación en la cadena de suministro

La inflación en la cadena de suministro impacta en los costes logísticos y de producción como, por ejemplo, el gasto en materias primas, energía o transporte.

Cuando hay inflación la cadena de suministro puede posiblemente se vea afectada y ocasione retrasos en los envíos, roturas de stock o cuellos de botella en la producción.

Afortunadamente existen estrategias para mitigar los efectos de la inflación, que pasan por mejorar la planificación de la logística y poderse así anticipar a disrupciones y tener controlado el stock en tiempo real para poder satisfacer la demanda de los usuarios a la hora de adquirir un producto.

Ya que la inflación se deriva del desequilibrio entre la producción  y la demanda, la consecuencia inmediata es el aumento general de precios en las materias primas y en las energías necesarias para producir los bienes de consumo. Aumenta todo el coste de la vida, y afecta como vemos, a la hora de poder adquirir productos, tanto por precio como por disponibilidad.

Y es que los últimos repuntes en la inflación que se han vivido en nuestro país han sido causados por las limitaciones de suministro en toda la economía.

Todo ello, sin dejar de lado que se acaba de salir de una pandemia mundial, otro factor que ha afectado a múltiples niveles del consumo y de la vida diaria. Los paros productivos derivados de la pandemia y los cambios en los hábitos de consumo, aumentando las compras online, provocaron cuellos de botella en numerosos sectores industriales.

La inflación presenta un desafío para las cadenas de suministro independientemente del sector de actividad concreto, ya que en cualquier caso que deben potenciar su visibilidad sobre el stock, mejorar su planificación logística y reducir costes productivos para mantener su competitividad.

Un ejemplo muy sencillo es por ejemplo, que suba el precio del corcho y por eso se incremente el precio de las bebidas embotelladas con corcho. Si sube un producto de la cadena de producción, sea materia prima o ya un producto manufacturado, sube el precio del producto global. Cuando un producto sube, otros tantos tienden a subir de precio. Al igual que si sube el precio de la gasolina, sube el precio de transportar los productos, incrementándose para el consumidor final.

La inflación repercute en el incremento de costes en materias primas, energía y transporte

El incremento de costes logísticos y de producción no es la única consecuencia de la inflación. Las alteraciones en la demanda, que han originado cuellos de botella y roturas de stock, como sucedió recientemente con el precio de los chips en la industria tecnológica, han provocado desabastecimientos de materia prima y productos semielaborados que han desafiado a las cadenas de suministro globales.

El aprovisionamiento se vuelve más complejo durante los periodos inflacionistas. Si el aumento de los costes repercute en el comprador final, la demanda suele disminuir, por lo que los productores pueden requerir menos bienes. Los procesos de venta y operaciones necesitan un enfoque de la planificación más específico, detallado y ágil, que cuente con el apoyo de todas las partes interesadas de la cadena de suministro, incluidos los equipos de almacenamiento y logística.

Los transportistas, transitarios y expedidores pueden controlar y, en algunos casos, predecir cuándo se producirán cuellos de botella y redirigir proactivamente los envíos a través de diferentes modos de transporte y puertos para minimizar los retrasos. Con visibilidad en tiempo real, es más fácil identificar las tendencias generales de congestión del puerto, así como los puntos de interés específicos (paradas de camiones/estaciones de espera/inspecciones fronterizas) donde los envíos se retienen durante períodos prolongados. Esto permite tanto la planificación estratégica a largo plazo como la gestión de crisis en tiempo real, identificando rutas alternativas y evitando retrasos.

Pero si los productos no están correctamente almacenados e inventariados, la identificación de los retrasos no estará correctamente realizada, ya que puede haber retrasos por una mala planificación del almacén o centro logístico, sin que en realidad la inflación tenga nada que ver. 

 

Como paliar la inflación en la cadena de suministro

La planificación en la logística es el paso fundamental para hacer frente a la inflación en la cadena de suministro. Si una empresa se enfrenta a una falta de previsión y de control del stock, se realizarán compras no planificadas y se encarecerán los costes logísticos y de transporte.

 La flexibilidad en la cadena de suministro es fundamental para hacer frente a esta problemática y poder seguir dando una respuesta satisfactoria a la demanda de productos.

El primer paso a seguir para paliar la inflación es tener la capacidad de poder tomar las decisiones adecuadas, que se detecten rápidamente errores e ineficiencias antes de que supongan un problema real en el funcionamiento de la cadena.

Otro paso es contar con cierta flexibilidad en la logística, ya sea contando con proveedores sustitutivos o desarrollando redes logísticas alternativas que permitan adaptar los recursos del almacén a los cambios del entorno.

La formación de los empleados, contar con las tecnologías necesarias y sobretodo, tener los productos siempre bien ordenados, localizados y controlados. Y esto pase necesariamente por disponer de las estanterías metálicas adecuadas en cada caso. Es muy importante tener las estanterías metálicas que se adapten a las necesidades concretas de cada fábrica y/o almacén, de lo contrario, no se podrá controlar el stock lo suficientemente bien como para poder responder rápidamente a los cambios en la demanda.

 

Planificación logística

Al ser la base de la solución a los problemas de la cadena de suministro en caso de inflación, saber planificar la logística, es lo más fundamental.

De hecho, más allá de los contextos inflacionistas, el contar con una planificación estructurada optimiza las operativas que intervienen en el almacén y en la cadena de suministro.

La planificación logística es un plan de acción consensuado por todas las partes implicadas en el que se establecen los objetivos logísticos de la compañía. Abarca desde el aprovisionamiento de materias primas necesarias para la producción del producto hasta la gestión de las entregas de mercancía a los clientes, es decir, la cadena de suministro y logística.

La planificación logística debe contemplar inevitablemente las cuatro etapas decisivas de toda actividad logística:

             Aprovisionamiento de materias primas

             Producción

             Control de inventario

             Distribución de la mercancía

Pero no hay que olvidar que la planificación también incluye aspectos previos a la actividad logística, como pueden ser el diseño del almacén o la gestión de ubicaciones en el almacén teniendo en cuenta los flujos de trabajo de los operarios y las entradas y salidas de producto.

El diseño de un almacén debe partir de contar con estanterías metálicas modulares que den esa flexibilidad a la hora de enfrentarse a cambios sociales y económicos como es el caso que nos ocupa.

 

Estanterías metálicas modulares para hacer frente a la inflación

Dentro de la amplísima gama de estanterías metálicas modulares para industria y logística, destacan dos grandes grupos, las estanterías metálicas de paletización y estanterías metálicas industriales para carga manual.

 Las estanterías metálicas de paletización ideales son las fabricadas en acero galvanizado, que sus niveles sean regulables en altura permitiendo así adaptarse a diversos productos. Al ser modulares permiten adaptarse a cualquier espacio disponible.

Las estanterías para palets son la solución idónea para aquellos almacenes donde se gestionan productos paletizados con gran variedad de referencias, ya que permiten acceder directamente a cada palet sin necesidad de mover los otros. Como cada hueco es un palet, también es posible mantener un perfecto control del stock.

Las estanterías de paletización convencional están diseñadas para almacenar cargas de diferentes medidas, pesos y formas, como palets, contenedores, bidones, cajas, productos retractilados, etc.

La excelente calidad de los materiales utilizados y el cumplimiento de las normas internacionales relativas a las estanterías para palets, garantizan su seguridad, estabilidad y durabilidad.

En cuanto a las estanterías metálicas modulares para carga manual, hay una amplísima gama. Pueden encontrase en diferentes medidas, con o sin cestones y divisores, especiales para grandes vanos, estanterías específicas para sectores como la reparación de vehículos, estanterías especiales para bobinas, estanterías cantiléver para productos especialmente alargados y estanterías para almacenaje en altura como las estanterías para pasillos elevados.

En definitiva, en cualquier organización todos los departamentos tienen que ir de la mano y concentrarse en el objetivo global de la logística, es decir, que la mercancía llegue en el tiempo y las condiciones acordadas y al menor coste posible, haciendo frente a la inflación.

¡Bienvenido!

Esmelux Estantería Rápida, S.L. utiliza cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
La finalidad de las cookies utilizadas es analítica y publicitaria.
Para obtener más información sobre qué son las cookies y cómo cambiar su configuración visite nuestra página Política de Cookies

Cookies Técnicas
Estas cookies son imprescindibles para para el correcto funcionamiento de la pagina web y permitir el uso de algunas características de nuestra web.
No pueden ser desactivadas.
Cookies Analíticas
Estas cookies permiten realizar un seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios que navegan en el sitio web.
La información recopilada no identifica a ningún visitante individual.
Interés legítimo
Cookies Publicitarias
Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios, permitiendo desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad.
Son utilizadas por nuestros proveedores de contenido y pueden combinar la información recopilada de nuestro sitio con otra recopilada por ellos en relación con las actividades de su navegador.