Cookies

Esmelux Estantería Rápida, S.L. utiliza cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
La finalidad de las cookies utilizadas es analítica y publicitaria.
Para obtener más información sobre qué son las cookies y cómo cambiar su configuración visite nuestra página Política de Cookies

Los estantes combados y mi oficina imperfecta

Viernes,
30 de Octubre de 2015
Necesito estantes resistentes

La semana pasada estuve ordenando mi oficina. Es ese momento en el que estás sentada y miras con desdén los papeles que se habían acumulado en tu estantería durante los años: figuritas que alguno de tus amigos decidió regalarte por navidades (y que desgraciadamente no venía con el ticket de compra), libros enormes e impecables en su interior (algunos de ellos ni los he empezado), algún jarrón, cuadros, plantas, etc. Había tantas cosas innecesarias, que conseguían combar los estantes del mueble.

Finalmente, después de que pasaran días enteros mirando los estantes sin hacer nada, posponiéndolo por otros intereses más inmediatos, decidí ponerme manos a la obra y hacer la famosa selección de cosas que quieres tirar y cosas que quieres mantener para liberar a la estantería de tanta presión y, de paso, conseguir que sea mucho más fácil de limpiar.

Hice lo típico: coger una caja, escribir en ella “no vuelvas a coger nada de lo que metas aquí” y tirar lo que no te haga falta en ella. Después de un duro proceso de selección (es increíble la cantidad de usos que le encuentras a una cosa inútil cuando vas a tirarla), conseguí que los estantes ya no estuvieran a rebosar. De alguna manera el ambiente de la sala era más limpio y todo parecía más amplio… salvo por un problema: los estantes seguían combados.

Al parecer, la estantería que compré, la cual apenas tenía un año, no era de la mejor calidad (su precio, en cambio, decía otra cosa) y los estantes se habían deformado con bastante rapidez a causa del peso de los trastos. En particular, mis estantes están bastante cargados con libros, lo cual requiere de material resistente.

Después de estar ordenando mi estantería para que todo quedara bonito ¿iba a dejar que unos estantes combados estropearan mi trabajo? No. Claro que no.

Me puse a buscar estanterías resistentes, y no tardé demasiado en encontrar lo que buscaba. En Esmelux, web especializada en estanterías de diferentes tipos, pude ver algunas opciones muy interesantes:

-         Lo primero que adquirí fue la estantería OFIDEC de 2 módulos, que con sus estantes metálicos y su tope posterior era todo lo que necesitaba para la oficina. Podía guardar todo el material sin miedo de que se deformaran los estantes, ya que soportan una carga de 80kg.

-         Después, simplemente quedaba "equipar" la estantería con el material necesario. En este caso lo que necesitaba eran algunos estantes adicionales, un cajón extraíble para carpetas colgantes y una bandeja extraíble de consulta.

Por fin puedo mirar mi estantería y pensar: "por mucho papel y documentos que vuelva a acumular, ¡los estantes resistirán!"

archivo Estantería metálica

« volver