Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
La finalidad de las cookies utilizadas es analítica y publicitaria.
Si continúa navegando consideraremos que acepta su uso.
Para obtener mas información sobre qué son las cookies y cómo cambiar su configuración visite nuestra página Política de Cookies

Consejos para el almacenamiento y manipulación de productos peligrosos

Miercoles,
27 de Febrero de 2019
El almacenamiento de sustancias peligrosas es de vital importancia para evitar posibles accidentes. Son muchos los laboratorios, talleres o fábricas que necesitan almacenar este tipo de productos, y si no se almacenan y manipulan de una manera adecuada...

...pueden producirse accidentes que afecten a la salud de las personas y al medio ambiente.

En general los denominados como productos peligrosos, además de producir accidentes por si solos, también pueden reaccionar al contacto con otras sustancias, por lo que es muy importante almacenarlos y clasificarlos de manera adecuada, siguiendo unas medidas de seguridad necesarias que promueven el bienestar de todos.

La precaución cuando se trabaja con materiales peligrosos no solo se basa en su manipulación, es igualmente importante almacenar estas sustancias de manera segura y correcta para mantener el nivel de seguridad, incluso cuando los materiales peligrosos están fuera de la vista, por ejemplo, en los contenedores.

Los productos peligrosos, si están almacenados correctamente, no causan problemas, pero hay que saber de qué trata un almacenamiento seguro.

Conocer el producto

Es importante conocer cada uno de los productos o sustancias que se almacenan, así como la cantidad que hay de cada una de ellas, pues de esta manera se puede determinar la peligrosidad de su almacenaje y la compatibilidad entre las diversas sustancias, de esta forma se pueden evitar accidentes como reacciones.

Todos los catalogados como productos o sustancias peligrosas deben disponer de su Ficha de Seguridad (FDS), para de esta manera poder conocer la cantidad de sustancia peligrosa a almacenar. La misma además, debe dar a conocer el proveedor de la sustancia y debe ubicarse en un lugar visible y accesible.

En la Ficha de Seguridad se pueden encontrar todas las características de cada producto o sustancia peligrosa, como por ejemplo su punto de ebullición, su toxicidad, el almacenaje, los efectos que tiene en la salud, la manera en la que hay que actuar en caso de accidente…etc. Gracias a esta información es más sencillo almacenarlos de forma compatible.

El objetivo principal con el que se realizan estas fichas de seguridad, es el de evitar riesgos cuando se manipulan o almacenan los productos peligrosos. En este sentido es imprescindible destacar, que los trabajadores deben tener una formación sobre los mismos, para que puedan comprender esa información.

En caso de que algún producto no disponga de Ficha de Seguridad, es importante analizarlos de manera minuciosa, para poder descubrir toda la información relacionada con la sustancia, como por ejemplo efectos medioambientales, toxicidad, reactividad…etc. De esta manera se puede estimar su peligrosidad.

Instalaciones adecuadas

Además de conocer el producto, también es muy importante contar con unas instalaciones adecuadas para almacenarlo de manera correcta. En algunas ocasiones algunos talleres o fábricas deben acondicionar las mismas, para así almacenar de una manera más segura estos productos químicos.

En general para que se pueda garantizar un almacenamiento adecuado de productos peligrosos, es imprescindible que las instalaciones cuenten con una buena ventilación, y más todavía si en ellas se van a almacenar sustancias toxicas o inflamables, puesto que puede llegar a producirse una explosión.

Por otro lado también es muy importante evitar los focos de calor, ya que pueden originar accidentes. También es importante que la instalación eléctrica sea antiexplosiva y que se usen cierres resistentes al fuego. El acceso a las puertas de entrada y salida debe estar siempre despejado.

Además siempre se debe contar con medidas contra incendios, y también con sistemas de drenajes para poder controlar posibles derrames de sustancias peligrosas. Es importante que en la zona de almacenaje de productos peligrosos no se realicen otras actividades, ya que una simple chispa o un foco de calor, puede desembocar un incendio o explosión.

Para tener en cuenta las condiciones de seguridad necesarias en las instalaciones de almacenamiento, carga y descarga y manipulación de las sustancias peligrosas, existe el Reglamento de almacenamiento de productos químicos (RD 105/2010), donde se recoge toda la normativa al respecto.

Sistemas de almacenamiento específicos

Una vez que se disponen de unas instalaciones adecuadas y que cumplen con la normativa, llega el momento de elegir los sistemas de almacenamiento de productos químicos más adecuados para cada caso. Este aspecto también es de vital importancia para evitar posibles accidentes.

Que los recipientes y armarios o estanterías metálicas sean los adecuados para almacenar sustancias peligrosas, es muy importante para evitar el efecto corrosivo de estos productos. Cada uno de ellos requiere de unas condiciones de almacenaje concretas, y es muy importante tener todas en cuenta.

Por ejemplo los recipientes de plástico deben estar siempre homologados y siempre se tienen que conservar en lugares protegidos de la luz solar y del frío, para que en ellos no se produzcan deformaciones. Los recipientes de vidrio solo se recomiendan para almacenar pequeñas cantidades, ya que son muy frágiles.

Estos recipientes por ejemplo se pueden almacenar en Estanterías con cubetas colectoras, que están especialmente diseñadas para el almacenaje manual y manipulación de productos líquidos peligrosos. Las mismas tienen una capacidad de carga por nivel de 200kg y son regulables en altura, para adaptarlos según las necesidades.

Los armarios de seguridad también son otra alternativa adecuada para almacenar productos peligrosos, pero siempre hay que tener en cuenta las especificaciones de cada sustancia, como por ejemplo si es inflamable, corrosiva…etc. También es importante usar cierres de seguridad en cada envase.

Lo cierto es que existen numerosas opciones para almacenar productos peligrosos actualmente en el mercado, pero para elegir el más adecuado siempre es imprescindible tener en cuenta la sustancia a almacenar y la cantidad de la misma. De esta manera no se producirá ningún accidente, que es el principal objetivo.

Entre las mejores alternativas se encuentran los cubetos colectores de acero, que permiten almacenar productos químicos peligrosos con total seguridad. También hay cubetas colectoras de polietileno, cubetos cerrados, metálicos para bidones o tanques de acero, entre muchas otras opciones.

Y en cuanto a soluciones de almacenaje que facilitan la posterior manipulación del producto peligroso, el Soporte inclinado para Barril es una de las mejores, ya que facilita el vaciado de barriles de hasta 200 kilogramos, algo que sin duda es muy importante cuando se deben manipular estas sustancias.

Organización de los productos

Una vez que se cuenta con instalaciones adecuadas y los sistemas de almacenamiento de productos químicos correctos, es el momento de organizar los recipientes teniendo en cuenta la peligrosidad de cada sustancia y la compatibilidad entre las mismas. Este paso es de vital importancia para que no se produzcan accidentes indeseados.

Las sustancias peligrosas se pueden diferenciar según sus niveles de peligrosidad, de esta manera se puede diferenciar entre las que son explosivas, las que son oxidantes, las que son inflamables, las tóxicas o las corrosivas. Lo mejor es etiquetarlas según su nivel de riesgo, para así identificarlas fácilmente.

Lo ideal es mantener los productos químicos peligrosos separados, siempre teniendo en cuenta las incompatibilidades existentes entre sustancias. Después es el momento de agruparlas teniendo en cuenta sus características, aunque algunas de ellas, como las tóxicas o las explosivas o cancerígenas, deben aislarse por completo.

En caso de juntar algunos recipientes de sustancias corrosivas, lo ideal es mantenerlos separados con bandejas o cubetos de retención, para que de esta forma si se produce algún tipo de derrame, se pueda detener de forma segura y rápida. Hay que tener en cuenta que siempre se pueden producir roturas en los recipientes.

Otros aspectos a tener en cuenta

En relación al almacenamiento y manipulación de productos peligrosos, es importante prestar especial atención al stock de sustancias peligrosas que se encuentran almacenadas en el taller o fabrica. Lo ideal es mantenerlo al mínimo, es decir, tener solamente las cantidades de productos peligrosos necesarias.

De esta manera se pueden evitar accidentes mayores, ya que en caso de producirse alguno, se pueden asilar de manera más sencilla. Además esto también disminuye de forma importante los riesgos que pueden aparecer durante su manipulación. Asimismo, tampoco es recomendable almacenarlas por mucho tiempo, ya que los recipientes se desgastan.

Por otro lado también es de vital importancia prestar especial atención a la manipulación de este tipo de productos o sustancias peligrosas. En este sentido es vital informar a todos los trabajadores al respecto, para que de esta forma todos conozcan los procedimientos que tienen que llevar a cabo.

Además los trabajadores también deben conocer todos los riesgos derivados del almacenaje y la manipulación de productos químicos. También es muy importante en este sentido disponer de un lugar donde los trabajadores puedan limpiarse en caso de contacto con alguna sustancia tóxica, como duchas.

Por supuesto es imprescindible establecer un plan de emergencia  en caso de accidente, de hecho es algo obligatorio. El mismo debe incluir todas las emergencias que pueden producirse en las instalaciones, la manera que se ha establecido para controlarlas y las actuaciones que deben llevar a cabo los servicios externos.

Como se puede comprobar, todos estos consejos son muy importantes a la hora de almacenar y manipular productos peligrosos en cualquier taller o fábrica. Siguiendo todos ellos al pie de la letra y prestando atención cuando se desarrollan tareas al respecto, se pueden evitar numerosos accidentes, que en estos casos suelen resultar fatales.

Desde conocer el producto, pasando por adecuar las instalaciones y adquirir sistemas de almacenamiento adecuados,  hasta elaborar un plan de emergencia, son aspectos vitales a tener en cuenta, ya que gracias a ellos se puede conseguir un almacenamiento seguro de sustancias químicas peligrosas.

« volver