Cómo organizar una librería

Miercoles, 24 de Julio de 2019
Tanto las librerías profesionales, como las particulares de casa deben ordenarse de vez en cuando. Son muchas las personas que cada año se proponen ordenar todos los libros que poseen en casa, sin embargo esta tarea puede resultar complicada si...

 no se sabe cómo.  En el caso de las librerías profesionales la situación es diferente, sin embargo resulta imprescindible que cuenten con los medios necesarios para alcanzar el éxito.

Por dónde empezar

Lo mejor para comenzar a organizar libros es sacarlos absolutamente todos de su sitio, para ello lo más recomendable es elegir un lugar con espacio donde ir colocándolos todos, si puede ser por categorías mucho mejor, ya que esto ya permitirá adelantar trabajo y que la siguiente fase sea mucho más llevadera.

En el caso de las librerías particulares de casa, es muy frecuente que los libros se encuentren situados en diferentes zonas del hogar, sin embargo es muy importante que se reúnan todos, ya que hay que trabajar con todos los objetos que se albergan dentro de esta categoría, de esta forma el resultado será mucho más positivo.

El siguiente punto consiste en decidir qué libros van a continuar en la librería y cuáles van a desaparecer de ella, para esto se puede optar por mirar si están rotos o muy usados. Para los libros que ya no se guarden hay diferentes opciones, como donarlos, regalarlos, venderlos o simplemente guardarlos en cajas.

Mientras se realiza esta selección de libros, lo mejor es irlos colocando en montones, ya que de esta forma se realiza una primera selección, algo que a la vez permite agilizar el siguiente paso en esta tarea de organizar la librería. Una vez terminado el proceso es momento de decidir el método de organización.

Tipos de organización

Decidir el método de organización de una librería profesional o particular es una de las partes más importantes de este proceso. Lo cierto es que existen una gran cantidad de sistemas a seguir, pero esto ya depende de los gustos o las necesidades de cada uno, aunque estos son algunos de los más frecuentes.

Uno de los métodos más prácticos para la mayor parte de las personas es por el apellido del autor, y es que con el mismo resulta mucho más sencillo encontrar un libro concreto en muy poco tiempo. Este sistema aunque es muy efectivo, en combinación con otros puede serlo mucho más.

Con esto último nos referimos concretamente al método de organización por temáticas y géneros, de hecho la mayoría de las librerías profesionales utilizan este método en combinación con el anterior. En este caso los libros se separan por géneros, es decir, por novela, poesía, ficción, teatro…etc. En el caso de los géneros que son más extensos, este método de organización se combina con el primero, es decir, por el apellido del autor.

La organización de los libros por tamaño o color suele ser uno de los métodos preferidos de aquellas personas que se preocupan por la estética de las estanterías de sus hogares, aunque este método también se podría aplicar para decorar los escaparates de las librerías profesionales, ya que así llaman mucho más la atención.

Otra alternativa es organizar los libros de la librería por orden cronológico, es decir, por las fechas en las que se han adquirido o leído. La verdad que este método no es muy práctico para localizar los libros, sin embargo sí que permite contemplar la evolución personal que se ha experimentado con respecto a la lectura.

Por último, pero no por ello menos importante, destacar el sistema Dewey de clasificación, que es el que utilizan las bibliotecas para organizar sus estanterías. El mismo puede contemplarse en los tejuelos de los libros, los cuales están compuestos de un número que representa las temáticas y después unas letras que corresponden al apellido del autor y el título de la obra.

Como se puede comprobar hay una gran cantidad de métodos para organizar una librería profesional o particular, y estos son solo algunos de ellos, pues hay muchos otros más. La verdad que algunos de ellos están más indicados para profesionales, y otros son mejores para particulares, pero esto ya depende de cada uno.

La importancia del mobiliario

Una vez que los libros ya se han seleccionado y organizado por alguno de los sistemas mencionados o cualquier otro, llega el momento de prestar especial atención al mobiliario que los almacena, y es que al sacar todos los libros de su lugar, este es el mejor momento para limpiar los espacios que los albergan.

La mayoría de las librerías profesionales y particulares optan por almacenar sus libros en estanterías, ya que este sistema es uno de los mejores que existen para este fin, puesto que los libros se conservan de manera adecuada y además están muy accesibles, entre otras cuestiones.

Que este tipo de mobiliario sea el más utilizado para almacenar los libros, lleva a muchas librerías profesionales o particulares a preguntarse qué tipo de estantería es mejor para este uso, y es que actualmente en el mercado existen una gran cantidad de sistemas de almacenaje de estas características.

En la mayor parte de los casos las personas tienen dudas entre utilizar estanterías metálicas, que en general se conciben como mucho más resistentes, o estanterías de madera, por ser mucho más estéticas. A continuación hablaremos sobre cuáles de ellas son mejor para este uso en concreto.

Estanterías metálicas Vs estanterías de madera

Lo cierto es que para albergar libros las estanterías metálicas galvanizadas son siempre la mejor alternativa, ya que son muy resistentes, lo que hace que con el peso de estos elementos no se comben, algo que sí que puede suceder con las estanterías de madera y otros tipos de estanterías de calidad inferior.

Este tipo de estanterías están concebidas especialmente para aguantar peso, por lo que las mismas están especialmente indicadas para ser utilizadas en librerías y bibliotecas, y es que hay que pensar que el peso de los libros es mucho más elevado que el de otros artículos que pueden almacenarse en este tipo de mobiliario.

Estos sistemas de almacenamiento al ser de metal son mucho más robustos que otros, lo que los convierte en la mejor alternativa para cualquier negocio. Además estas estanterías no requieren casi de mantenimiento, una gran ventaja a tener en cuenta, y algo que además hace que sean la opción más asequible.

En el caso de las estanterías de madera el mantenimiento es siempre mucho mayor, al igual que su precio, y es que a los accidentes típicos como arañazos o abolladuras, hay que sumar las tareas de lijado o teñido, que son imprescindibles para que este mobiliario siga viéndose bien con el paso de los años.

Por otro lado hay que destacar que estas estanterías metálicas son modulares, por lo que se adaptan siempre a las necesidades de espacio, ya que se les puede añadir por ejemplo estantes adicionales. También destacar que su montaje es muy sencillo, una gran ventaja a tener en cuenta.

Un buen ejemplo de todo esto son estas Estanterías metálicas ligeras Galvamil 6 estantes, que son galvanizadas y modulares. Las mismas están fabricadas en acero y son muy resistentes tanto al óxido como a la humedad. Su montaje también es muy sencillo, ya que no necesita ni tornillos ni tuercas.

Como se ha mencionado estas estanterías metálicas son modulares, por lo que siempre se pueden adaptar al espacio, ya que se pueden añadir niveles. Además hay que destacar que al contar con un fondo más pequeño al habitual, es perfecta para el almacenaje de libros, de hecho está especialmente diseñada para este fin.

Consideraciones finales

Una vez que ya se han seleccionado los libros, se han organizado con alguno de los métodos, se ha limpiado el mobiliario que las alberga y se ha escogido el mejor sistema de almacenamiento para los mismos, solamente queda mantenerlo de la manera más adecuada siguiendo algunos consejos.

En este sentido hay que destacar que lo mejor para mantener en las mejores condiciones los libros, es que se encuentren protegidos de la excesiva luz solar, por lo que lo más recomendable es colocar las estanterías metálicas en un lugar en el que no pegue el sol durante todo el día.

Además también es recomendable limpiar el polvo de manera periódica, así como evitar los olores fuertes cerca de la librería, como puede ser por ejemplo el del humo de un cigarro o los de la cocina, entre otros. Por supuesto también se debe evitar la humedad excesiva, para ello lo mejor es ventilar la zona donde se sitúan los libros.

Como puedes comprobar la tarea de organizar una librería, tanto profesional como particular, resulta bastante sencilla si se sabe cómo y se cuenta con el mobiliario más adecuado al respecto. A lo largo de este artículo se ha podido ver la relevancia que tienen las estanterías metálicas en esta tarea, por lo que uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es adquirir aquella que mejor se adapte a las necesidades del momento, de esta forma siempre se podrá disfrutar del placer que nos brinda la lectura.

¡Bienvenido!

Esmelux Estantería Rápida, S.L. utiliza cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
La finalidad de las cookies utilizadas es analítica y publicitaria.
Para obtener más información sobre qué son las cookies y cómo cambiar su configuración visite nuestra página Política de Cookies

Cookies Técnicas
Estas cookies son imprescindibles para para el correcto funcionamiento de la pagina web y permitir el uso de algunas características de nuestra web.
No pueden ser desactivadas.
Cookies Analíticas
Estas cookies permiten realizar un seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios que navegan en el sitio web.
La información recopilada no identifica a ningún visitante individual.
Interés legítimo
Cookies Publicitarias
Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios, permitiendo desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad.
Son utilizadas por nuestros proveedores de contenido y pueden combinar la información recopilada de nuestro sitio con otra recopilada por ellos en relación con las actividades de su navegador.