Ordenar libros aprovechando el espacio al máximo

Lunes, 17 de Enero de 2022
Ya sea porque se es un ávido lector/a y se cuenta con una gran biblioteca particular, porque se tiene una tienda de libros, revistas y similares o porque se trabaja en una biblioteca profesional, el ordenar los libros para que queden...

... perfectamente colocados y sean fáciles de encontrar al mismo tiempo que se maximiza el espacio disponible, es una preocupación muy común.

La importancia de la correcta colocación de los libros

Ya sea para un espacio profesional o para uno particular, el mantener los libros correctamente colocados es fundamental para mantener el resto del espacio en orden, saber dónde  se ubica cada libro y no extraviarlo.

Ya sea por trabajo o por placer las personas tienden a acumular los libros sin control.

Como se verá más adelante no hay una única regla sobre cómo organizar los libros en una librería o biblioteca, lo ideal es ordenarlos de acuerdo a las necesidades de cada espacio y funcionalidad. Lo más importante es que sea un orden que sea sencillo de mantener en el tiempo.

Las mejores estanterías y librerías para bibliotecas profesionales

Desde luego en una biblioteca el orden de los libros y el aprovechamiento del espacio son vitales.

Las estanterías y librerías adecuadas para bibliotecas son metálicas, por su durabilidad, facilidad de regulación de los estantes en altura, sus múltiples configuraciones modulares. Las estanterías metálicas galvanizadas son la mejor opción, son muy resistentes a golpes, curvaturas y humedad, aguantan perfectamente el peso de los libros desde los de menor tamaño y peso, hasta grandes enciclopedias o libros de consulta. Son unas estanterías metálicas muy versátiles, que se adaptan a distintos fondos, longitudes y alturas.

Son mucho más sencillas de mantener limpias y en buenas condiciones que las de madera, son perfectas para exponer libros y tienen un diseño sencillo y elegante que combina con todo. Su montaje es sencillo al no requerir tuercas ni tornillos.

Disponemos de estanterías metálicas galvanizadas modulares de 10 estantes, de 15 estantes, de 20 estantes, de diferentes alturas, en esquina, etc.

De entre todas ellas, destacamos la estantería Galvamil con fondo 250 mm, un fondo algo más pequeño de lo habitual para colocar los libros perfectamente. Está fabricada en acero galvanizado por procedimiento Sendzimir. Cuenta con 6 estantes regulables en altura y se le pueden añadir estantes adicionales con el mismo tamaño de fondo. Incluyen fijación a la pared.

Es la mejor estantería para una biblioteca profesional que necesita y quiere aprovechar los pequeños huecos.

A cualquiera de nuestras estanterías metálicas galvanizadas para bibliotecas se les puede colocar una escalera adosada a la estantería.  Todas ellas con peldaños antideslizantes y cumplen las normativas legales que les competen.

Tenemos escaleras adosadas C1 con ganchos para desplazamiento manual, que funciona mediante una guía que hace de gancho superior de forma paralela al suelo y se ancla en el frente de la estantería metálica.

También tenemos escaleras SF con ruedas, esta escalera adosada ofrece una máxima facilidad de movimientos, gracias al sistema articulado de guía superior con rodamientos y ruedas inferiores. Es tan sencilla de deslizar que puede hacerse con un solo dedo y permite hacer giros de 90º. Tiene dos posiciones, vertical para desplazarla e inclinada 15º para subirse a ella. Está fabricada en doble tubo de acero inoxidable AISI 302.

La opción más robusta y segura de todas la hayamos en la escalera adosada SL con plataforma y ruedas. Cuenta con una plataforma superior de aluminio antideslizante. Se accede a ella de forma lateral, lo que hace más fácil el acceso a las estanterías y más seguro subir y bajar con los libros, respecto a la seguridad cabe añadir que cuenta con amplias barandillas. Su estructura es de acero inoxidable AISI 302.

Ordenar libros en bibliotecas profesionales

En 1876, un bibliotecario llamado Melvil Dewey creó un sistema numérico decimal para organizar los libros de la biblioteca escolar en la que trabajaba y este sistema se llama "Sistema de Clasificación Decimal Dewey".

Dewey dividió los libros en 10 grandes clases: generalidades, filosofía, religión, ciencias sociales, filología, ciencias naturales, técnica y ciencias prácticas, arte y literatura e historia.

Cada una de estas clases, cuenta con un nº que la identifica de forma universal. Por ejemplo Literatura es el 800.

Desde aquel entonces se ha ido modificando y ampliando este sistema.

Este sistema consigue organizar los libros en estanterías de manera que todos los que traten sobre un tema específico queden ubicados en el mismo sitio.

Hoy en día hay muchísimas subdivisiones para abarcar desde los temas más generales a los más completos, por ejemplo:

800 - Literatura

880 - Literatura eslava

882 - Literatura rusa

El sistema Dewey es sumamente práctico en las bibliotecas, no tanto en las particulares como en las profesionales donde es un sistema universal.

De esta manera los volúmenes quedan ordenados con códigos en los que se tienen en cuenta su temática y los subtemas que abarcan.

Las mejores estanterías y librerías para librerías, tiendas de prensa y revistas y similares

En este sector es todavía más acuciante la necesidad de aprovechar el espacio al máximo puesto que son espacios mucho más reducidos que una biblioteca profesional.

Por ello también en esta ocasión la más adecuada es la estantería Galvamil con fondo 250 mm, o para espacios todavía más reducidos, la mini estantería Estanterías Galvamil con el fondo de estante slim de 250 mm.

De misma calidad, resistencia y materiales de fabricación que su hermana mayor, cuenta con tres estantes regulables en altura y también admite estantes adicionales del mismo fondo.

Para revistas, prensa e incluso videojuegos, la mejor opción son las estanterías cromadas expositoras, con sus estantes ligeramente inclinados, que facilitan su visualización y que los clientes accedan a las revistas de forma natural, son la solución óptima en este caso.

Las estanterías para librerías y tiendas de prensa son simples pero atractivas, con un diseño minimalista y pulcro.

Ordenar libros en librerías, tiendas de prensa y revistas y similares

Una librería o tienda de prensa bien ordenada permite una mayor racionalización y gestión del espacio, un mejor aprovechamiento de los recursos, se evitan costes por adquisiciones  repetidas, permite ordenar todos los números de las revistas, se ahorra tiempo tanto al trabajador como al cliente y los materiales bibliográficos o revistas quedan a disposición de un mayor número de personas.

No importa lo pequeño sea un negocio que se dedica a la venta, todo lo que signifique tener que vender un producto requiere de estrategias de marketing para potenciar las ganancias, y desde luego que los productos lleguen al consumidor final, es la estrategia más básica de marketing que existe.

Los consumidores no pueden comprar lo que no puede ver. La exhibición correcta de cada libro o revista es determinante en su venta.

Para los libros se debe mantener el sistema de Clasificación Decimal Dewey, y para las revistas, videojuegos u otros artículos que podemos encontrar en este sector, es interesante agruparlos por temas también, solo que en este caso no suelen hacer falta grandes subdivisiones.

Se recomienda colocar al frente los productos menos comprados, de esta manera se fuerza al consumidor a fijarse un poco más y no solo acabar comprando lo que ya iba a comprar, si no descubrir artículos nuevos. Así verán todo el resto de productos que se venden.

El correcto mantenimiento de los libros

Además de adecuadamente colocados, los libros requieren un sencillísimo mantenimiento para lucir como el primer día.

-          No exponerlos directamente a la luz del sol. De esta manera se evita que se decoloren las partes externas y se amarilleen las páginas. Por ello las estanterías y librerías no deben situarse cerca de ventanas sin cortinas o estores que eviten la entrada de la luz del sol.

-          No colocarlos en ambientes muy húmedos. De esta forma se evita que se ondulen y deformen las páginas. Se recomienda evitar su colocación cerca de plantas por su humedad y el peligro que corren al regar las plantas, además así se evita que acudan insectos.

-          No colocarlos en ambientes muy secos. De esta manera el papel no se volverá quebradizo. No hay que colocarlos cerca de radiadores, chimeneas o airees acondicionados.

-          No colocarlos cerca de fuentes de calor o de lugares con constantes cambios de temperatura. Así se evita que haya contracción y dilatación de los materiales que componen el libro.

-          Se deben almacenar en librerías y estanterías para libros abiertas, nada de colocarlos dentro de una vitrina o armarios cerrados ya que en ese caso no contarán con la humedad y ventilación necesarias.

-          Limpiarles el polvo de forma asidua y de forma concienzuda al menos una vez cada tres meses.  Se pueden limpiar con un plumero o incluso con un aspirador (por fuera). Para la limpieza trimestral se deben limpiar uno a uno con un paño seco, frotando sus tapas, cubiertas y cantos y aprovechar para revisar que no tengan hongos o insectos, si eso sucediera, se debe aislar el libro y solucionar el problema antes de volverlo a colocar en su estantería o librería.

-          No forzarlos al abrirlos. Los libros deben abrirse respetando el ángulo de apertura que permita la encuadernación sin llegar a forzarla.

-          No comer o beber mientras se lee y lavarse las manos antes de leer. Las potenciales manchas de grasa, líquidos o restos de comida son difícilmente reparables.

-          Al llevar libros de un lugar a otro, como cuando salen de la biblioteca o se los llevas a alguien para prestárselo, los libros pueden sufrir daños, rasguños, manchas, doblamiento de las páginas, etc. Por eso es recomendable meterlos en una funda o similar que los aísle de las inclemencias del tiempo y de roces con otros objetos. Si se presta un libro, que sea solo a personas de confianza que vayan a tratar el libro con todas estas recomendaciones.

-          Cuando se termina un libro se debe guardar cuanto antes en su lugar, de esta manera se evita extraviarlo o que sufra cualquier percance.

-          La colocación de los libros en estanterías y librerías es fundamental para mantenerlos en buenas condiciones y no extraviarlos. Lo más habitual es colocarlos de forma vertical, que no estén muy apretados ni que queden demasiado holgados, pero sí que tengan el suficiente espacio para “respirar”. Los libros más pesados pueden colocarse en horizontal para mantener el equilibrio ya que estará descansando sobre una superficie mayor. Pero esto son generalidades, ya que depende de si es una biblioteca profesional, particular o una librería.

 

 

 

¡Bienvenido!

Esmelux Estantería Rápida, S.L. utiliza cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
La finalidad de las cookies utilizadas es analítica y publicitaria.
Para obtener más información sobre qué son las cookies y cómo cambiar su configuración visite nuestra página Política de Cookies

Cookies Técnicas
Estas cookies son imprescindibles para para el correcto funcionamiento de la pagina web y permitir el uso de algunas características de nuestra web.
No pueden ser desactivadas.
Cookies Analíticas
Estas cookies permiten realizar un seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios que navegan en el sitio web.
La información recopilada no identifica a ningún visitante individual.
Interés legítimo
Cookies Publicitarias
Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios, permitiendo desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad.
Son utilizadas por nuestros proveedores de contenido y pueden combinar la información recopilada de nuestro sitio con otra recopilada por ellos en relación con las actividades de su navegador.