Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
Si continúa navegando consideraremos que acepta su uso.
Para obtener mas información sobre qué son las cookies y cómo cambiar su configuración visite nuestra página Política de Cookies

Cajas de Almacenaje ¿Plástico o Cartón?

Martes,
23 de Octubre de 2018
El cartón y el plástico son a día de hoy dos de los principales materiales de envase y transporte que se utilizan en el mundo. Como en todas las cosas, cada uno de ellos presenta unas ventajas y desventajas, de ahí que sean rivales desde hace tiempo.
Lo mejor es utilizar cada uno según las necesidades, ya que en cada caso será mejor uno u otro.

Cajas de almacenaje

Las cajas de almacenaje son unos productos muy utilizados en la actualidad, y es que ofrecen una gran cantidad de soluciones. En ellas se pueden encontrar alternativas tanto para el hogar, como para almacenes u oficinas, ya que brindan infinidad de posibilidades, además en el mercado hay numerosos tamaños, formas y colores.

Existen tantas opciones, que en numerosas ocasiones lo complicado es decidirse por qué caja de almacenaje utilizar en cada ocasión. En este caso solamente se hace referencia a las de plástico o cartón por ser las más utilizadas, pero hay de muchos otros materiales, como por ejemplo de madera o mimbre, entre otras.

Las cajas de almacenaje se puede utilizar en numerosos espacios, de hecho se pueden utilizar siempre que surja la necesidad de almacenar algo. Por este mismo motivo resulta tan importante elegir la caja adecuada para cada cosa, puesto que de esta forma todo permanecerá almacenado de manera correcta, algo fundamental.

Uso doméstico

En el hogar por ejemplo pueden solucionar numerosos problemas de orden o espacio. Las cajas de almacenaje son ideales para todas las estancias de la casa. Por ejemplo para el dormitorio son una opción a tener muy en cuenta, ya que en estas estancias de la casa siempre hay muchas cosas que guardar.

Una buena opción es utilizarlas dentro del armario, de esta forma se puede aprovechar mucho más el espacio del mismo, a la vez que se mantiene todo más ordenado y mejor almacenado. Guardar la lencería, los cinturones o los complementos en cajas es una idea maravillosa para mantener todo bajo control.

Otro lugar de la casa en el que las cajas de almacenaje son indispensables es en la habitación de los más pequeños. En general lo mejor es utilizar cajas grandes en las que guardar todos los juguetes, de esta forma se puede terminar con el típico caos que presentan los espacios infantiles.

También se pueden destinar otras cajas para guardar el material escolar, como pueden ser las pinturas y rotuladores, las manualidades, algunos juguetes de pequeñas dimensiones…etc. En estos casos lo mejor es identificar las cajas, para que de esta manera los niños sepan dónde va cada cosa, además deben quedar a su alcance.

Los hogares que disponen de espacios de trabajo, como despachos o cuartos de ordenador, también son estancias en las que las cajas de almacenaje pueden jugar un buen papel. Lo mismo ocurre en las zonas de lavado y planchado de la ropa, pero lo cierto es que también son ideales para la cocina.

Como se puede ver las cajas de almacenaje son ideales para prácticamente todas las estancias del hogar, llegado a este punto solamente queda pensar cuál es mejor utilizar para cada lugar, la de plástico o la de cartón. De esta forma se podrá disfrutar de soluciones realmente prácticas en el hogar.

Uso Industrial

Pero además de en casa, las cajas de almacenaje también pueden aportar grandes soluciones en la industria. Sin ir más lejos en los almacenes de cualquier empresa juegan un papel fundamental, ya que estos espacios custodian una gran cantidad de material y muchas veces no existen lugares específicos para ellos.

Este podría ser el caso por ejemplo de una fábrica en la que se construyen cilindros. Para montar estos productos se requieren diferentes piezas, las cuales deben estar correctamente clasificadas y organizadas en el almacén. De esta forma cuando comienza el proceso de montaje, todas las piezas están localizadas.

Para conseguir esto lo mejor es utilizar cajas de almacenaje para guardar las diversas piezas que conformarán el cilindro. En muchos almacenes se opta por utilizar Gavetas plásticas de polipropileno, ya que son ideales para organizar pequeña piecería o guardar componentes, y además ofrecen un acceso fácil al material.

En definitiva, las cajas de almacenaje son ideales para cualquier empresa que necesite ordenar y guardar piezas, productos o materiales, evitar su pérdida, y tener siempre a la vista los materiales o piezas. Además de una gran organización, lo que reduce los tiempos enormemente, ofrecen también un aprovechamiento óptimo del espacio. Tras conocer sus múltiples usos, llega el momento de ver las ventajas que ofrece cada material.

Ventajas de las cajas de plástico

El medio ambiente es uno de los principales problemas de la actualidad, así que es importante señalar que a día de hoy existen opciones de cajas de almacenaje de plástico reciclables, de esta forma se puede apostar por la sostenibilidad, algo que es de vital importancia hoy en día ya que afecta a todos.

Por otro lado también hay que señalar que las cajas de almacenaje de plástico son mucho más resistentes que el cartón, y además se adaptan y resisten mejor las inclemencias. Esto también influye en que su coste sea más elevado que el de las cajas de almacenaje de cartón, pero esto ya es otra cuestión.

En cuanto al manejo de las cajas de almacenaje de plástico es mucho más cómodo que el de cajas de otros materiales. Actualmente existen envases de plástico muy variados, por ejemplo los hay con asas, con ruedas, apilables… por eso resultan tan prácticos y sencillos de manejar, esto es algo a tener muy en cuenta.

En referencia a la estabilidad de las cajas de almacenaje de plástico hay que reconocer que es muy buena, y además evitan que los objetos almacenados en su interior se aplasten o deformen por el peso, ya que estas cajas mantienen su forma original siempre. De todas formas lo ideal es almacenarlas correctamente, es decir, las más pesadas abajo.

Ventajas de las cajas de cartón

Por su parte las cajas de almacenaje de cartón también cuentan con diversas ventajas, como por ejemplo que siempre serán reciclables y más económicas que otras. Además ocupan mucho menos espacio de almacenaje, ya que se pueden doblar y apilar con muchísima facilidad, lo que soluciona algunos problemas de espacio.

A la hora de comprar una caja de almacenaje de cartón, como por ejemplo las Cajas cerradas para archivadores - Esmelux, hay que tener en cuenta su tamaño o calidad, ya que existen diferentes categorías de cartón, ya que cada uno está enfocado a un uso y están indicados para transportar materiales concretos.

En cuanto al manejo de estas cajas, hay que destacar que aunque es peor que el de cajas de otros materiales, a día de hoy se están diseñando envases de cartón con asas o que encajan entre sí, por lo que permiten ahorrar el espacio y mejorar el manejo de las mismas, así que podrían ser buenas opciones en algunos casos.

Como se puede ver cada material cuenta con unas ventajas diferentes, lo ideal es elegir aquel que se adapte mejor a las necesidades del momento. Actualmente en el mercado existen cajas de almacenaje de todo tipo, por lo que hay alternativas para todos los casos, estas son algunas opciones a tener en cuenta.

Cajas apilables

Las cajas de almacenaje apilables son una opción ideal para aprovechar al máximo el espacio del que se dispone. Existen una gran cantidad de diseños, cada uno adaptando según las necesidades, puesto que en ellas se pueden almacenar productos o materiales muy diversos, tanto en forma como en medidas.

En este sentido es importante adquirir siempre cajas apilables de calidad, y que ofrezcan una gran resistencia, sobre todo si en ellas se van a almacenar materiales pesados. De esta forma se garantiza que las mismas no se derrumben y que los materiales almacenados en su interior no se deformen o rompan.

Las Cajas Apilables Eurobox Norma Europea, que están fabricadas de polipropileno, son muy resistentes, también a las temperaturas. Además cuentan con una base rugosa antideslizante y son de medidas europeas normalizadas. También disponen de accesorios como tapas, asas, etiqueteros…etc. para adaptarlas según las necesidades.

La verdad que este tipo de cajas de almacenaje pueden solventar una gran cantidad de problemas de espacio, ya que ocupan muy poco sitio y sin embargo en su interior se pueden almacenar una gran cantidad de materiales. Además su vida útil es muy larga gracias a los refuerzos exteriores que poseen.

Cajas transparentes

Otra alternativa a tener muy en cuenta son las cajas de almacenaje transparentes, cuya mayor virtud es que permiten ver directamente lo que se encuentra almacenado en su interior. Esto se traduce sobre todo en un ahorro de tiempo al buscar los materiales o productos necesarios en cada situación.

La Caja Multiuso Transparente con Tapa – Esmelux, es ideal en este sentido, ya que sirve tanto para ordenar, como para guardar materiales y evitar su pérdida, pero siempre teniendo todo al alcance de la vista. Las cajas se pueden utilizar en ámbitos diferentes, como en oficinas, armarios, trasteros, despensas, etc.

Además hay varios tamaños diferentes, siendo la caja más grande de 60 litros, la cual además incorpora 4 ruedas para facilitar su desplazamiento. También dispone de asas integradas y cierre hermético, para garantizar la correcta conservación de lo que se introduzca en su interior, algo fundamental.

Por otro lado hay que señalar que se puede trabajar con amplias temperaturas, de hecho son aptas para uso alimentario, como por ejemplo para tupper industrial en empresas de catering o grandes comedores. También resulta ideal para el hogar, puesto que permite almacenar todo tipo de productos.

Cajas con tapa

La última opción de la que hablaremos son las cajas de almacenaje con tapa, sin duda la mejor opción para evitar la pérdida de piezas de montaje, por ejemplo. Para esto último las Cajas Multiuso con Tapa, norma europea, son la mejor opción gracias a sus tapas plegables integradas abisagradas.

Estas cajas de almacenaje industrial están fabricadas en polipropileno inalterable, y sus tapas también incorporan una superficie especial para el pegado de etiquetas identificadoras. Además cuenta con asas ergonómicas que facilitan enormemente el manejo de la caja, también cuando aumenta su peso.

Otra de sus mayores ventajas es que se pueden utilizar sobre europaletas, algo muy habitual en la industria, ya que son encajables y apilables con tapa hasta 5 alturas. La capacidad máxima de apilado con tapa es de hasta 150 kilógramos, esto siempre es importante tenerlo en cuenta para evitar accidentes no deseados.

Además este tipo de cajas de almacenaje cuentan con un diseño muy reforzado, y también con bases rugosas antideslizantes, para que también sean adecuadas en camino de rodillos. Para poder precintarlas y mejorar así la seguridad de las mismas, también permiten la incorporación de bridas.

Como se puede ver existen numerosos tipos de cajas de almacenaje, tanto de plástico como de cartón. Para disfrutar de todas las ventajas que ofrecen estos materiales tan distintos, lo ideal es utilizar cada uno de ellos según las necesidades, ya que siempre hay uno que se adapta mejor a una situación concreta.


« volver